Xantala

“Transmitir el deseo por la vida” por Juan Pundik

Posted on: abril 23, 2011

En nuestra cultura los padres no permitimos que nuestros hijos pasen frío ni mucho menos hambre. “Ponte la chaqueta”, “come”… son frases que nos suenan muy familiares. Sin duda, la mayoría de las veces, es el amor que impulsa este instinto de protección, pero… ¿les estamos haciendo un favor?

Para reflexionar más sobre este tema, os invitamos a la lectura del fragmento del artículo “Transmitir el deseo por la vida: el mejor regalo para tus hijos.” escrito por Juan Pundik y publicado en la revista Mente Sana (nº69).

Satisfacer las demandas del niño antes de que las formule por sí mismo es contraproducente. Darle de comer si no tiene hambre, abrigarlo antes de que sienta frío… aniquila la formación del deseo propio. Dejar que sienta sus ncesidades y actúe para satisfacerla despierta su deseo por aprender y desarrollarse, y lo motiva ante todo lo que la vida le puede ofrecer.

El filósofo chino Lao Tse enseñaba que dar pescado a un hambriento era eliminarlo por un día y que enseñarle a pescar era brindarle la posibilidad de alimentarse durante el resto de su vida. Muchos padres no imaginan las dificultades en las que pueden colocar a su hijo por darle las cosas hechas. Le privan del esfuerzo de aprender, del esfuerzo de demandar, de ir adquiriendo la destreza para caminar, para manejar los cubiertos, para comer solo, para verter líquidos, para higienizarse, para vestirse…

No hay que anticiparse a la demanda; hay que ser paciente en la espera. (…) Una madre que se anticipe a la demanda y al hambre puede provocar que su hijo no quiera comer, puede incluso conducirle a querer “no comer”, a desear lo que le falta: habmbre. Este proceso puede llegar a construirse en el inicio de una futura actitud anoréxica, no solo en relación al alimento sino, peor aún, ante la vida. Niños y niñas que crecen sin “querer nada”. (…)

Los niños aprenden lo que viven. En un hogar con padres inquietos, desarrollarán interés por saber. Preguntarán, investigarán, armarán, desarmarán, montarán, desmontarán… Padres lectores estimularán el hábito de la lectura. Su amor por la música y el arte serán emulados, sus habilidades manuales intentarán ser imitadas. Cumpliendo estas pautas estaremos criando hijos con deseo, hambre de aprender, inquietud por saber, interés por escribir, por pintar, por modelar, por cocinar, por los instrumentos musicales y los aparatos tecnológicos…

Anticiparse a los deseos del otro puede parecer una manifestación de amor, pero anticiparse a la demanda del hijo coloca a este ante el riesgo de no poder desear por si mismo o, en última instancia, a tener que apelar al recurso de rebelarse. Es como si, inconscientemente, considerara que la única manera de crecer e independizarse fuera oponerse a lo que los padres demandan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Xantala

Xantala es una escuela de educación libre asociada a la Xarxa d'Educació Lliure. Ubicada en el barrio de Poblenou de Barcelona, desde hace 5 años ofrece a las familias un espacio donde crecer juntos, tanto los padres, como los hijos, en un ambiente de respeto y amor.

Déjanos tu mail y recibirás las notificaciones de las nuevas publicaciones directamente a tu correo.

Xantala twittea ;)

Ya son

  • 63,033 personas que han visitado nuestro blog. ¡Gracias!
A %d blogueros les gusta esto: