Xantala

Archive for the ‘educación’ Category

“Mi trans-formación le ha permitido a mi corazón hacerme comprender profundanente todas aquellas cosas que yo, ignorantemente, creia haber entendido en mi cabeza.”

Al principio de este curso 16 valientes iniciaron en Xantala un trayecto, un recorrido en 9 pasos, acompañados por el equipo de nuestra escuela: Carol, Celeste, Eli y Jordi. Puede ser que  el curso de Trans-Formación tan sólo sea el principio de un gran viaje, pero parece que todos tienen claro la dirección en la que quieren caminar y cuales son las “señales de tráfico” puestas por la vida a las que vale la pena estar atentos.

Desde Xantala, os queremos dar las gracias por confiar en nosotros y por ofrecernos la oportunidad de crecer juntos durante todo este año. Gracias también por dejarnos vuestros preciosos testimonios que nos permitimos citar.

“Para mi la formación fue una transformación real, algo que cuesta explicar porque hay que vivirlo, pero que si lo vives lo sabes, es… como cuando te enamoras, que no sabes como se siente hasta que lo vives.”

El próximo curso vamos a vivir de nuevo la experiencia. Invitamos a participar en ella a todas las personas (padres, educadores, acompañantes…) que quieran convertir su vínculo con los niños en una fuente de aprendizaje y de sabiduría.

Nuestras intenciones
Conectar con nuestro niño interior.
Profundizar en el significado de acompañar desde un proceso vivencial.
Transformar los aprendizajes adquiridos en comprensiones íntimas para encontrar nuestros propios recursos para acercarnos a los niños.

Nuestro itinerario: Un camino, paso a paso

1er paso: El niño, el niño interior

2º paso: El juego

3er paso: Cuerpo y movimiento

4º paso: Lenguajes expresivos

5º paso: Límites y conflictos

6º paso: Estar desde la Presencia

7º: Acompañamiento a las familias con una mirada desde el alma

8º paso: Lenguajes expresivos II

9º paso: Encuentro con nuestra íntima sabiduría

“En la Trans-formación he aprendido a llorar, a sentir, a emocionarme sin tener que esconderlo. He percibido el feeling que me dan las personas que acompañan y desprenden paz, atención, empatía, un estado amoroso hacia todas las personas. En el ambiente de un lugar, se lee cuando esta cuidado, he sentido el respeto y percibido un espacio sagrado donde el alma puede desplegarse protegida.

Me siento agradecida por haber vivido esta aventura, donde como personas adultas también tenemos la gran oportunidad de ser acompañadas, comprendiendo la experiencia de la autonomía, el cuidado, la escucha.

Me ha llevado todo este tiempo, a través de la formación y del contacto con la naturaleza, reconectarme con el aquí ahora. Sentir el momento. Sentir que las cosas que hago o se hacen llegan en momentos adecuados. No fuerzo, observo. Me he vuelto consciente de la vida que fluye.

Una mañana me vino el pensamiento de que había realizado el sueño que tuve a los 18 años, leyendo el libro de los niños libres de Summerhill; vivir la experiencia de una escuela libre.

En uno de los ambientes preparados, al escoger lanas de diferentes colores, sentí una necesidad orgánica de ese material. Ello me dio la llave de como siento y como sienten los demás cuando se conectan con algo esencial, intimo, interior. Desde entonces he tenido la oportunidad de crear ambientes con materiales. Al final de la sesión, un hombre que no había quizás jugado desde hacía mucho tiempo, expreso su conexión con el inagotable juego que había conocido en su niñez.

He empezado a releer todos mis apuntes y analizar todo lo vivido, pero llegó una mañana en que tomé conciencia de que me tocaba bajar al nivel del corazón y observar cómo me siento con respecto a lo vivido.

Vuelvo a sentir mi corazón apasionado por la vida. Siento una gran expansión, respiro mas libremente. He notado que cuido a mis amistades y ello es recíproco. A veces la simple presencia lo soluciona todo. ¡He dejado de diseñar el futuro y empiezo a observar las oportunidades que se presentan!

Información e inscripciones:
celestevaiana@yahoo.es

Modalidad del Curso
Total: 150 horas
Propuesta Vivencial: 65h
Prácticas y Tutorías: 85h
9 sábados de octubre a junio (primer sábado del mes)

[ 6.10; 10.11; 1.12; 12.01; 2.02; 2.03; 6.04; 4.05; 1.06 ]

Horario: de 10 a 14h y de 15.30 a 18.30h

Cuando estaba quitando el polvo de los libros de mi biblioteca me cayó en las manos “Los guiones que vivimos” de Claude Steiner. Empecé a hojearlo y me quedé muy impactada por algunos fragmentos. A pesar de haberlo leído hace año, tenía sensación de estar descubriéndolo de nuevo. Muchas cosas cobran otro sentido cuando se vuelven a mirar desde la condición de ser madre o padre. Aquí os dejo con un fragmento largo.

¿Cuál es la mejor forma de educar a mis hijos? ¿Cuántas cosas se deben enseñar a los hijos?, ¿Cuánta disciplina se les debe aplicar?, ¿en qué medida se les debe dejar en paz?, ¿cuánto se les debe decir, o no decir? (…) ¿Cómo educar a los hijos con un máximo de autonomía sin arriesgarnos a ser negligentes con ellos, sin autodisciplina, metas, valores o ideales? ¿Cómo los educamos para que sean libres sin ser libertinos?

Una vez más, la solución se encuentra en la fe en la naturaleza humana, en la firme creencia de que la gente, incluidos los niños, están bien, y que si tienen la oportunidad, actuarán correctamente. Por consiguiente, si uno sigue esta pauta lógica, educará a sus hijos dejando que descubran por sí mismos lo que desean, sin interferir en su espontaneidad, su conciencia y su intimidad. (…)

Educar a los niños en pos de la autonomía es un proyecto que no puede realizarse fuera del contexto de una comunidad más grande que lo apoye y lo comprenda. (…) Por lo consiguiente es muy importante que las personas se agrupen, se enseñen unas a otras el principio de la cooperación, abran, si es necesario, escuelas alternativas para sus hijos y se apoyes entre sí en la lucha para alcanzar la Buena Vida. (…)

Una persona solo puede elevarse unas pocas pulgadas por encima de las otras y para que una persona esté completamente liberada es preciso que todas las que están a su alrededor sigan la misma senda para alcanzar los mismos beneficios.

Diez reglas para la educación de los niños en pos de la autonomía

1. No tengas un hijo a quien no puedes proporcionarle la garantía de dieciocho años de Nutrición y Protección. Una vez has tenido el hijo, trata de acortar los años durante los cuales te necesite, permitiéndole que alcance la autonomía tan pronto como pueda.

2. El objetivo principal de la educación del niño en pos de la autonomía es dejarle libre para que ejerza plenamente sus facultades de intimidad, concienciación y espontaneidad. Ninguna meta (disciplina, buenas maneras, autocontrol, etc.) debe ir por delante de la autonomía, a pesar de que los padres así lo deseen, pero nunca si está en contradicción con la meta principal: la autoniomía.

3. La Economía de Caricias destroza la intimidad. No impidas que los niños expresen honradamente el amor o la falta de él. Anímales a dar, a pedir, a aceptar y a rechazar caricias y a jactarse.

4. Los descuentos destrozan la concienciación. No descuentes la racionalidad, los sentimientos o la intuición de tus hijos. Enséñales a llevar la contabilidad y responde a sus peticiones cuando van dirigidas a ti.

5. Nunca mientas a tus hijos por comisión ni por omisión. Si decides no decirles la verdad, diles la verdadera razón.

6. Las reglas relativas del uso del cuerpo destrozan la espontaneidad. No controles como andan, miran, oyen, tocan, huelen o degustan, salvo cuando estorbe tu propio benestar, o a causa de ello esten en peligro, y en todo caso debes hacerlo de forma solidaria. Recuerda que, en casi todo, la sabiduría del cuerpo de tu hijo va más allá de la tuya. No te dejes aconsejar en serio por “expertos” (educadores, médicos); muchas veces se han equivocado y continuarán haciéndolo. Bajo ningún concepto ataques, asaltes o violes la santidad del cuerpo de tu hijo. Si lo haces, discúlpate total e inmediatamente, pero no cometas el error de compensarlo Salvándole por remordimientos de conciencia. Sé responsable de tus actos y no repitas aquéllos en los que no estas de acuerdo.

7. No Salves y luego Persigas a tu hijo. No hagas para tu hijo lo que preferirías no hacer. Si lo haces, no cometas el error de compensarlo Persiguiéndole. Dale a tu hijo la oportunidad de valerse por sí mismo antes de “ayudarle”.

8. No enseñes a tus hijos a competir. Viendo la televisión y leyendo los periódicos, ya aprenderán lo suficiente. No obstante, enséñales a cooperar.

9. No permitas que tus hijos te opriman. Tienes derecho a tu propio tiempo, espacio y a tu vida amorosa. Pídeles que tengan en consideración tus necesidades; lo harán porque te quieren.

10. Confía en naturaleza humana y cree en tus hijos. Te recompensarán con confianza y crecerán queriéndote.

Como habéis visto anunciado en nuestro blog, en los últimos meses realizamos en Xantala dos ediciones del taller de mateméticas con materiales manipulativos. La propuesta de Lara Gimenez Barragan (basada en la su experiencia como educadora en Roure y en su formación con Rebeca y Mauricio Wild) ayuda a los niños entender los números de forma cuantitativa y no solo como una serie de símbolos gráficos abstractos, como se suele enseñar tradicionalmente.

Para muchos niños “15” es “1” y “5”, en cambio, gracias al trabajo con los materiales que tienen un volumen, unas formas, se pueden tocar, etc, queda muy claro que “15” es “10” y “5”. El hecho de compreder las matemáticas avanzadas puede depender de este trabajo básico en los primeros años en los que los niños empiezan a interesarse por los números y por las cantidades. Creo que todos los que participamos en el taller llegamos a la conclusión que, en el fondo, contar tampoco es tan difícil 😉

¡Ojalá de pequeños hubiéramos tenido una profe como Lara!

La maleta de Lara es un verdadero cofre de tesoros, algunos materiales provienen del método Montessori, otros han sido modificados e incluso inventados y fabricados por ella.

Dosdados

Este sencillo juego llamado 2da2 ayuda en aprender a sumar de manera muy divertida.

Habrá quien en lugar de unos bloques de madera ve un número... ¿Sabéis cuál es?

Quien disponga de unas bolitas de colores y de una tabla perforada ... ¡no necesita calculadora!

El "juego de ascensor" fabricado por Lara puede ser muy útil para entender los números negativos.

 

Las tabletas de chocolate se pueden convertir en el material perfecto para explicar las fracciones...

Taptana, llamada también "el ordenador de los incas", permite hacer operaciones matemáticas de forma muy sorprendente.

Si pensáis que el concepto de la educación libre es un movimiento moderno, no es así. Una mamá ha empezado a leer “Anna Karénina” y en la introducción del libro descubre (y con alegría comparte con nosotros) que Tolstoi además de gran escritor, fue un pedagogo comprometido y buscador de los métodos alternativos a los habituales en aquella época en Rusia. Os dejamos un fragmento extraído de esta introducción.

“(Tolstoi) intenta aproximarse a los campesinos (…) Ahora trata de abordar el tema con más firmeza y profundidad que antes. (…) Elabora un proyecto para liberar a los campesinos del régimen de servidumbre. Busca nuevas formas de resolver ese problema y llega a la conclusión de que uno de los medios de pagar al pueblo por la miseria, la humillación y el sufrimiento en el que vive sumido es educarlo.
(…)
En 1860 llega a Europa, donde se informa de las últimas aportaciones a la pedagogía.
(…)
El enfoque europeo de la enseñanza no le convence, y cuando al cabo de nueve meses regresa a Rusia comienza a hacer las cosas a su manera. Introduce el sistema de “educación libre”, cuyo principio esencial radica en practicar la enseñanza, no según rígidos programas establecidos, sino despertando la curiosidad y la espontaneidad naturales del niño, poniéndole en contacto directo con la Naturaleza…
(…)
Los niños de la escuela de Yásnaia Poliana no tienen deberes que hacer en casa, ni notas, ni exámenes, ni clasificaciones, ni recompensas ni castigos. El programa de estudio es un plan de materias ofrecido a la curiosidad infantil”.

“Los alumnos son personas a pesar de que son pequeños. Son personas que tienen las mismas necesidades que nosotros y que piensan como nosotros; a todos ellos les gusta aprender; por eso van a la escuela y por eso llegarán muy fácilmente a la conclusión de que deben someterse a ciertas condiciones para aprender”.

L. N. Tolstoi, Obras pedagógicas.

A veces los padres de los niños de unos 4-6 años tenemos sensación de que nuestros hijos “retroceden” en su desarrollo. Si tienen un hermano o una hermana menor, buscamos la explicación en la imitación, en las ganas de atraer la atención de los padres, pero, curiosamente, por esta etapa pasan también los que no tienen a nadie más pequeño al lado. En fin, le damos mil vueltas a la situación, no sabemos como reaccionar, a veces incluso nos irritamos por este comportamiento.
Quizás este fragmento del último libro de Rebeca Wild nos sirva de respuesta.

La época de transición de la etapa preoperativa (3-6 años) a la operativa (7-12 años) se ubica, aproximadamente, entre los 5 y los 8 años, con variables que dependen de las circunstancias vitales y del estado de los niños.

Hay aquellos que han insistido en la máxima autonomía con respecto a todo lo que emprendían, y que de repente tienen miedo o pereza de hacer cosas que antes realizaban con mucho ímpetu. Por ejemplo, pedir que les ayuden a ponerse los zapatos o el pijama, aunque cuando eran más pequeños incluso luchaban para hacerlo ellos mismos. Algunos comienzan a lloriquear o a hablar como bebés, a enfadarse con cualquier pretexto, a gatear, a querer sentarse en la falda de la madre a la hora de comer, o hasta llegan a pedir su pecho. La lista podría alargarse. pero lo importante para mí es entender que todos estos comportamientos son un intento inconsciente de reestructurar y asegurarse de las vivencias anteriores y coger fuerza para aventurarse en la próxima etapa.

Cuando padres de familia se lamentaban por tantos problemas con sus hijos, nuestro apoyo consistía en señalar que el desarrollo humano no es algo automático, un “camino recto”, sino que las conexiones internas de los sistemas neurológicos dan muchas vueltas para no perder el contacto con el origen de la vida. Por ejemplo, en el mundo actual, con tanto estrés y tantos apuros, es poco probable que los padres presten atenciones no divididas y no manipuladoras en todas las situaciones de supervivencia. Si ahora el niño de 6 años les pide que le aten los zapatos, o si quiere que le cojan en brazos, tienen una nueva oportunidad de hacerlo con amor y respeto, y verán que esta atención sencilla le da al niño poco a poco la fuerza para entrar en la próxima etapa y, gracias a sus actividades espontáneas, crecer en creatividad.

Un pequeño fragmento del libro “El espíritu creativo” escrito por Daniel Goleman, Paul Kaufman, Michael Ray. Los autores nos invitan a comprender el proceso creativo, a liberarnos de los hábitos de pensamientos que nos bloquean y a desatar nuestra imaginación.

“Años cincuenta. En una cocina, en algún lugar del país una madre está abriendo unas latas y vertiendo su contenido en una olla exprés. Su hijo es un boy scout y quiere obtener un premio como director de cine. El padre le ha comprado una cámara súper8. El niño ha tenido la inspiración de realizar una película de terror. Para una de las tomas necesita algo viscoso y sanguinolento que gotee por los armarios de la cocina. La madre ha comprado treinta botes de cerezas en almíbar que vierte en la olla a presión y prepara una mezcla deliciosamente húmeda, roja y pegajosa.

Esta madre no es del tipo que dice “ve fuera a jugar, no quiero todo esto dando vueltas por casa”. No sólo es condescendiente: da rienda suelta al hijo, permitiéndole transformar la casa en sus estudios cinematográficos, dejándolo que mueva los muebles y cree sus decorados. Lo ayuda a hacer el vestuario y participa en sus films. Cuando el chico quiere rodar una película en el desierto, la madre lo acompaña con el jeep a su expedición. Mucho tiempo después la madre recordaba haber rascado durante años los restos de la escena con sangre viscosa. ¿Sabéis el nombre del hijo? Steven Spielberg.”

Gracias a nuestro educador de Xantala que pronto va a ser papá, os dejamos un fragmento del libro “Ser Hombre” de Sam Keen.

“Uno de los temas recurrentes en la mitología es la promesa del “sanador herido”. En la herida está la fuente de la curación. ¨Es el pájaro con el ala quebrada y curada el que vuela más alto. Cuando uno tropieza y cae es cuando encuentra un tesoro

Una de las más grandes fuentes de cambio para los hombres es la herida y el ansia del padre ausente. Nos podremos curar transformándonos en el tipo de padre que quisimos y no tuvimos. Crear del vacio, crear de la ausencia. La mejor guía para la paternidad está dibujada como un negativo fotográfico en la zona sombría de nuestra psique. Si nos ponemos en contacto con nuestra decepción, enojo, congoja, soledad de padre y con la familia íntima que no tuvimos encontraremos el modelo de la paternidad. Nos transformaremos en aquel padre que siempre ansiamos tener. Nos curaremos aprendiendo a darles a nuestros hijos lo que nunca tuvimos.

Si deseas participar en la creación de un mundo íntegro para el futuro, los hombres deben tener una relación de cuidado activo de niños. La generación actual de hombres conoce, por la experiencia de haber tenido padres ausentes, que nada puede llenar el vacio que se crea cuando un hombre abandona  a su familia, sea por egoísmo, dedicación al trabajo o por entregarse a causas “importantes”. Que en una sociedad algo se haga más importante que el bienestar de los hijos es señal de desintegración espiritual.

(…) El niño aprende observando la forma en que su padre trata a las mujeres, cómo se maneja con las enfermedades, el fracaso, el éxito, si colabora con las tareas del hogar, si es capaz de abrazar y jugar, si es capaz de decirle si y no. Aprendemos de una vez y para siempre (o no lo conocemos nunca) nuestro inmenso valor a través de la mirada de adoración de nuestros padres.

(…) últimamente he llegado a creer que lo mejor que puedo darles a mis hijos es la sinceridad de mis sentimientos, pensamientos y experiencia e invitarlos a mi mundo interior, contarles cuentos que les den alguna idea de mi peregrinaje como hombre.”


Xantala

Xantala es una escuela de educación libre asociada a la Xarxa d'Educació Lliure. Ubicada en el barrio de Poblenou de Barcelona, desde hace 5 años ofrece a las familias un espacio donde crecer juntos, tanto los padres, como los hijos, en un ambiente de respeto y amor.

Déjanos tu mail y recibirás las notificaciones de las nuevas publicaciones directamente a tu correo.

Xantala twittea ;)

Ya son

  • 62,813 personas que han visitado nuestro blog. ¡Gracias!