Xantala

Archive for the ‘familia’ Category

El sábado 26 de mayo queremos invitaros a participar en el taller “Acompañar los conflictos infantiles” que impartirán en Xantala Cristina Romero y María José Vaiana. En este encuentro podremos acercarnos a los conflictos entre los niños, especialmente entre hermanos. Los adultos muchas veces no sabemos como acompañarles en estas situaciones que nos suelen pesar e incomodar. Cristina y Maria José nos ayudarán a ver y solucionar los conflictos desde una posición del amor y del respeto. Taller está dirigido tanto a las madres y los padres, como a los educadores y cualquier persona que acompaña a los niños.
························································································································
Sábado, 26 de mayo, de 10 a 14h
Lugar: C/Pere IV 190, Poblenou
Inversión: 30€ persona/ 50€ pareja
Para más información y confirmación de asistencia: info@xantala.es

Me permito citar este fragmento extraído del blog de Cristina Romero que trata sobre los conflictos infantiles:

  • Una idea muy extendida que rodea al tema que nos ocupa es “cómo resolverlos”. Pero el enfoque que yo quise compartir, el que a mí me sirve, es enfocarlo desde el acompañamiento… ¿Cómo acompañamos los conflictos?  ¿Cuál es nuestra mirada ante ellos? Propongo ver los conflictos desde una mirada que los recibe y los  acoge. No una mirada que trata de anularlos, evitarlos. Un conflicto es una oportunidad para Amar y amarnos. Los conflictos vistos como regalos, oportunidades, hacia el reequilibrio, hacia el bienestar y la felicidad.
  • Los conflictos no son una pérdida de tiempo. No son algo que entorpece el camino… Son el camino mismo. Son la gran oportunidad para acompañar de veras al otro en su dolor, en su frustración, en su ira o tristeza. ¡Qué importante es poder dejarlo todo –cualquier objetivo mental que tuviéramos antes del conflicto- para acompañarles…!
  • ¿Qué significa Acompañarles?  Viene a ser como si en nuestro interior dijéramos: “Estoy aquí…, contigo…, sin juzgarte… y te amo”. Y nuestro cuerpo –en consonancia- se parara y bajara a la altura de nuestro hijo (agachándose, sentándose…) y acogiera el cuerpo del otro, con contacto.
  • Los niños no “la lían” para fastidiarnos. Los niños tratan de reequilibrar las situaciones familiares. Sencillamente cuando algo no va en la dirección del Alma Familiar… protestan. Tras cada grito, mordedura, pelea, “rabieta”… hay un pedido de amor encubierto.
  • El llanto, como la risa, son mecanismos humanos para restaurar el bienestar interno. Acompañemos sin acotar el llanto infantil. Evitemos acallarles y permitamos que dispongan de ese recurso toda la vida…
  • Los hijos nos hacen de espejo y nos muestran lo que hay en nosotras. Aquello que no somos capaces de ver… ellos nos lo plantan frente a nuestras narices…
  • Pero ojo con La Culpa… Ese personaje  que tan cerquita nos acompaña a las madres… Pongamos enfoque en lo que SÍ nos gusta de nosotras como madres y pensemos en nosotras como las grandes madres que somos
  • El respeto por los niños es importante. Pero el nuestro también. No puede ser que ellos tengan todos los derechos y nosotras ninguno. Mostrar con cariño y firmeza nuestros propios límites ayuda al equilibrio familiar. A veces consentimos algo que  nuestro fuero interno dice un claro NO por evitar el conflicto… Pero eso es ejercer violencia para con nosotras mismas.
  • Es importante el Cuidado de quien cuida. No podemos dar y dar atención, presencia, a nuestros hijos sin estar nutridos. Necesitamos nutrirnos con lo que a cada una le aporte energía y reequilibrio vital. A mí me da pilas escribir. A ti a lo mejor ir a la montaña…. Y a ti una bañerita. Sea lo que sea es algo Sagrado a respetar y agendar. Pues nuestros hijos nos necesitan felices y con la energía alta a su lado.
  • La crianza con respeto se hace difícil sin la Tribu. Es tiempo de reunirnos para acompañarnos entre nosotras las madres. Los niños junto a otros niños tampoco necesitan tanta presencia de mamá y papá. Tiempo de organizar nuestras vidas en función de dónde hay tribu o crearla.

¡Os esperamos!

Tras la llegada de los hijos, la pareja necesita reinventarse y reconstruirse.

Una pareja en crisis intercambia muchos castigos y muy pocas muestras de apoyo y afecto. Pero una crisis puede ser una gran oportunidad para que crezcamos en Amor…

Este taller es una oportunidad para el re-encuentro con el otro y sobretodo… con un@ mism@.

Sábado, 31 de marzo de 10 a 14h

Taller con Cristina Romero. ¿Aun no la conoces? Visíta su blog Despertar en la Luz.

Inversión: 30€ por pareja.

Con mucha alegría presentamos nueva actividad familiar en Xantala: Contact-improvisación para madres, padres e hijos. Hasta ahora teníamos un grupo solo para adultos, pero gracias a la propuesta de Plàcida Pajares, queremos abrirlo a las familias. Será los jueves por la tarde, la hora aun por confirmar. Si estáis interesados, por favor, enviadnos un mail a info@xantala.es.

En este taller abriremos un espacio y tiempo para trabajar la relación y vínculo entre padres e hijos/hijas.
Un taller donde niños/niñas y adultos podrán reencontrarse, compartir, expresar y comunicar a través del movimiento y la danza contact.
Un espacio donde podremos encontrar maneras de ”estar en el mundo” con nuestros hijos, favoreciendo las relaciones afectivas y un progreso armónico de la personalidad del niño/niña.

  • Favorecer un espacio donde cada uno de nosotros pueda redescubrir su capacidad lúdica y disfrutar con creatividad, imaginación, curiosidad y sensibilidad.
  • Compartir situaciones y experiencias en grupo para reforzar la comunicación entre padres e hijos/se.
  • Reconocer mediante el movimiento, cuáles son los tipos de interacciones que establecemos con nuestros hijos.
  • Experimentar nuevas formas de acercamiento a través del contacto físico y el juego.

Plácida Pajares
Bailarina formada en danza contemporánea. Estudié danza contemporánea en Área (BCN). Al 2009 amplío mis estudios a TIP (Freiburg, Alemania) por dos años, movida por las ganas de profundizar en el mundo de la improvisación y la performance. Actualmente mi interés está dirigido hacia la performance, participando en diferentes proyectos en Barcelona, y hacia la pedagogía, dando clases para niños de danza creativa en escuelas y de danza improvisación para adultos.

 

Sabias reflexiones de Suzy Stoke sobre el mundo de las relaciones desde su enfoque gestáltico. Fragmento prestado del Blog Transformar la Educación, podéis leer todo el texto aquí.

Las relación más importante, la del origen, es la relación con nuestros padres, con el ambiente, donde nacimos, donde se creó la carencia de amor. Todos nosotros recibimos menos amor y menos aprobación de la que necesitábamos para desarrollar nuestro potencial y con esta carencia y debido a ella, aprendemos nuestro sistema de ideas, salimos de ese ambiente con ideas muy concretas de cómo debemos ser, y de cómo es el mundo. Salimos de ese ambiente muy empobrecidos en nuestro mundo emocional. Crecemos, y nos convertimos en adultos, nuestro cuerpo ha crecido, pero emocionalmente seguimos dependiendo de ese amor no recibido en la cantidad que lo necesitabamos; y eso lo transferimos a todas las relaciones futuras.

Primeramente buscamos la pareja. 
Buscamos una pareja con la ilusión de que nos va a  llenar todo aquello que no recibimos de nuestros padres en la infancia. Salimos con esa ilusión de que realmente eso ocurrirá. Hay personas que ya escucharon eso miles de veces y caen en la trampa. Es más fuerte que uno. Puede ser que hayas leído, escuchado, o pasado por terapias, pero de pronto te ves exactamente haciendo lo mismo, poniendo en el otro todas tus expectativas, imaginando que él será tu salvador, entonces creas la relación con estas expectativas, y seguramente el otro también. Los dos entran con lo mismo, con cosas no dichas, siendo muy poco conscientes.

Y ocurre la fase de la pasión. Hablábamos de eso un poco antes. No todos, aunque muchos empiezan una relación con el enamoramiento y ese momento es divino, es mágico,  todo parece absolutamente perfecto, no falta nada, lo único que uno necesita es a él o ella a su lado y así poder ser la persona más felíz del mundo.

El enamoramiento me hace mejor, me permite exponer mis mejores cualidades. Yo quiero conquistar al otro. Quiero mostrar lo mejor de mí. Quiero ser el centro de la vida del otro. Quiero que sea mi centro, el centro de mi vida. Hago del otro mi total dependencia. Dependo del otro para ser feliz. Eso no me viene a la mente de forma clara, pero es lo que ocurre.

Pasado un tiempo la pasión se va, no dura. Me imagino que todos lo sabemos y hemos pasado por la experiencia. Viene la rutina, el día a día, otros compromisos, necesidades, y de pronto ya no estamos más mostrando lo mejor de nosotros, lo que queremos ahora es que el otro cumpla con nuestras expectativas, todas, pues “yo lo elegí como mi salvador, y como lo amo, entonces obviamente va a satisfacer todo lo que necesito”. El razonamiento es tan obvio para mi como dos más dos es igual a cuatro.

Comienzan las frustraciones, los conflictos, los desencuentros y la relación no crece, cada uno está esperando algo del otro.
Queremos mucho y damos poco.
Queremos comprensión y nos olvidamos de comprender.
Tenemos la certeza de que si el otro cambia seremos felices, y estamos esperando que el otro cambie, para entonces yo quizás dar un pasito.

Las dos personas entran en el mismo juego, y eso causa distancia, abismo, incomunicación, separación, muchas veces relaciones que se enfrían, que se mantienen por conveniencia, otras veces son relaciones de mucho conflicto donde las personas están peleando para intentar convencer al otro de que tienen la razón.

La pareja es un lugar en donde aprender a relacionarse es fundamental, aprender a comunicarse con el corazón limpio, aprender a ver donde estoy yo y donde estas tú y qué hacemos juntos, para que estamos juntos, porqué al fin y al cabo elegimos una vida de a dos, juntos.

Es como aprender a mirar, no desde nuestras proyecciones y expectativas, sino desde lo que soy, y lo que es el otro, el yo y el tu individuales que juntos pueden realmente formar  -yo-tu- un nosotros que funcione, que sea constructivo.

Nosotros no fuimos educados para saber relacionarnos de una forma constructiva, no fuimos educados para relacionarnos de ninguna manera, es algo que no pasó en la educación. Es uno de los temas que Claudio Naranjo aborda con mucha énfasis últimamente: “la educación no educa”.

Entonces, de la relación de nuestros padres, nosotros como hijos pasamos a la relación de pareja, la relación amorosa, o pseudoamorosa, hasta que pueda realmente ser amorosa de verdad.

Casi naturalmente se forman familias, y vienen los hijos. Si no aprendemos realmente a relacionarnos vamos a estar repitiendo historias, pasando a nuestros hijos exactamente lo que recibimos y que, ya lo sabemos, no fue muy satisfactorio. De esta manera no podremos dar a los hijos una nueva oportunidad, estaremos simplemente dejando pasar el tiempo.

Y si miramos atentamente, las historias son muy semejantes.


Xantala

Xantala es una escuela de educación libre asociada a la Xarxa d'Educació Lliure. Ubicada en el barrio de Poblenou de Barcelona, desde hace 5 años ofrece a las familias un espacio donde crecer juntos, tanto los padres, como los hijos, en un ambiente de respeto y amor.

Déjanos tu mail y recibirás las notificaciones de las nuevas publicaciones directamente a tu correo.

Xantala twittea ;)

Ya son

  • 62,960 personas que han visitado nuestro blog. ¡Gracias!