Xantala

Archive for the ‘psicología’ Category

Hace tiempo que en la estantería de la biblioteca de Xantala tenemos la versión impresa del libro “Pintará los soles de su camino” de Cristina Romero. Su mensaje impacta, conmueve e invita a reflexionar sobre muchos aspectos de la crianza. Puede servir de ayuda a las personas que están perdidas con el tema acercar los niños a la espiritualidad. Obliga a repasar las relaciones entre los padres y los hijos. En fin, si alguien busca respuestas a las questiones a las que intenta acercarnos Cristina, encontrará el camino para irlas definiendo. También está disponible de forma gratuita, lo encontraréis en su blog Despertar en la Luz, así que… no hay excusa para no echarle un vistazo.
Os recordamos que el sábado 31 de marzo tendremos a Cristina en Xantala con el taller “El amor de pareja en la crianza con apego”.

Carta a un hijo

(que podría escribir una madre que ahora mismo despertara…)

Hoy me di cuenta de que la Vida es infinitamente más maravillosa de lo que creía y de lo que te hice creer…

Siento la necesidad de escribirte para contártelo y dejar que el poder de esta carta llegue a ti, aunque ahora no sepas leer aún.

Me he dado cuenta de que no eres mío… Ni tu cuerpo, ni tu alma, ni tu destino lo son.

Comprendo al fin que el Amor sin Libertad no existe. Que el Amor sin Confianza no existe… Pero antes no lo sabía.

Ahora comprendo también nuestra historia… y la mía propia. Naciste y te impuse una vivencia alejada de tu necesidad como cría de mamífero… Ignoré tus necesidades y te alejaste de ellas… Impuse mis criterios a los tuyos. Criterios que en realidad ni siquiera eran los míos, los de mi corazón… Cuando fuiste creciendo, traté de convencerte de que no eras el protagonista de tu realidad. Te dirigí, te premié y te castigué. Te dije cuándo eras bueno y cuándo malo. Te enseñé cuándo comer, qué y cuánto. Te obligué a estarte quieto o a callar. También te obligué a ir más deprisa o a decir cosas cuando no querías hablar…

Sólo ahora me doy cuenta de que no me elegiste para que te explique cómo son las cosas, ni lo que necesitas. Me acostumbré a mentirte y a mentirme. A no explicarte lo que nos pasaba, pues yo misma no me daba cuenta de por qué no éramos felices.

Te sobreprotegí y te hice sentir cuánto desconfiaba de ti… También desconfiaba de mí misma y de mi sabiduría como madre. Te fui quitando, sin saberlo, al igual que hicieron conmigo, tu capacidad de darte cuenta por ti mismo de lo que deseas, de lo que puedes o no puedes hacer, de elegir cómo son las cosas.

Eres Perfecto y eres Libre.

Ahora quizás no me crees. Te llevé a pensar que la Magia sólo son engaños y trucos. Naciste con el conocimiento innato de que eres el creador de tu propia realidad. Pero lo has olvidado. Tu vida es libertad absoluta, aunque hasta ahora te hayas sentido enjaulado… Yo misma me encargué de transmitirte todos los condicionamientos limitantes de esta sociedad, de tu familia y los míos… Aceptaste las mismas pautas que sostienen otros sobre cómo debe ser tu vida.

Pero  esa Verdad es un conocimiento tan claro para tu Ser que cuando alguien trata de impedir que crees tu propia vida, sigues protestando poderosamente. Nunca te gustó que otros te dijeran lo que debías hacer. Insistí en obligarte a encajar en la sociedad, pues pensaba que así te evitaría futuros problemas. Te presioné y permití que otros lo hicieran también…

Siempre que renunciaste a tu poderoso derecho de elegir, lo hiciste con ojos tristes, con la resignada actitud de quien camina en contra de su alma. Miro hoy en tus ojos y aún conservan brillo.

Aunque en otro tiempo no lo entendí y luché por doblegarlo, me maravilla la fuerza de tu espíritu Libre.

Hoy trato de  recordarte que tenías razón: que eres libre, que siempre lo has sido y que siempre lo serás.

Mas no me creas, compruébalo. No permitas que otros traten de crear tu realidad (es imposible que lo consigan).

Pero debes protegerte de la influencia (sobre tus ideas) de los que han olvidado su propia Verdad.

Busca la sinceridad para contigo mismo. No trates de complacerme o complacer a otros.

Hoy mismo dejaré de persuadirte o convencerte.

Para permitirte recuperar tus propios deseos.

Sé que cada uno de ellos puede realizarse.

Te Amo.

Etiquetas:

Tras la llegada de los hijos, la pareja necesita reinventarse y reconstruirse.

Una pareja en crisis intercambia muchos castigos y muy pocas muestras de apoyo y afecto. Pero una crisis puede ser una gran oportunidad para que crezcamos en Amor…

Este taller es una oportunidad para el re-encuentro con el otro y sobretodo… con un@ mism@.

Sábado, 31 de marzo de 10 a 14h

Taller con Cristina Romero. ¿Aun no la conoces? Visíta su blog Despertar en la Luz.

Inversión: 30€ por pareja.

Sabias reflexiones de Suzy Stoke sobre el mundo de las relaciones desde su enfoque gestáltico. Fragmento prestado del Blog Transformar la Educación, podéis leer todo el texto aquí.

Las relación más importante, la del origen, es la relación con nuestros padres, con el ambiente, donde nacimos, donde se creó la carencia de amor. Todos nosotros recibimos menos amor y menos aprobación de la que necesitábamos para desarrollar nuestro potencial y con esta carencia y debido a ella, aprendemos nuestro sistema de ideas, salimos de ese ambiente con ideas muy concretas de cómo debemos ser, y de cómo es el mundo. Salimos de ese ambiente muy empobrecidos en nuestro mundo emocional. Crecemos, y nos convertimos en adultos, nuestro cuerpo ha crecido, pero emocionalmente seguimos dependiendo de ese amor no recibido en la cantidad que lo necesitabamos; y eso lo transferimos a todas las relaciones futuras.

Primeramente buscamos la pareja. 
Buscamos una pareja con la ilusión de que nos va a  llenar todo aquello que no recibimos de nuestros padres en la infancia. Salimos con esa ilusión de que realmente eso ocurrirá. Hay personas que ya escucharon eso miles de veces y caen en la trampa. Es más fuerte que uno. Puede ser que hayas leído, escuchado, o pasado por terapias, pero de pronto te ves exactamente haciendo lo mismo, poniendo en el otro todas tus expectativas, imaginando que él será tu salvador, entonces creas la relación con estas expectativas, y seguramente el otro también. Los dos entran con lo mismo, con cosas no dichas, siendo muy poco conscientes.

Y ocurre la fase de la pasión. Hablábamos de eso un poco antes. No todos, aunque muchos empiezan una relación con el enamoramiento y ese momento es divino, es mágico,  todo parece absolutamente perfecto, no falta nada, lo único que uno necesita es a él o ella a su lado y así poder ser la persona más felíz del mundo.

El enamoramiento me hace mejor, me permite exponer mis mejores cualidades. Yo quiero conquistar al otro. Quiero mostrar lo mejor de mí. Quiero ser el centro de la vida del otro. Quiero que sea mi centro, el centro de mi vida. Hago del otro mi total dependencia. Dependo del otro para ser feliz. Eso no me viene a la mente de forma clara, pero es lo que ocurre.

Pasado un tiempo la pasión se va, no dura. Me imagino que todos lo sabemos y hemos pasado por la experiencia. Viene la rutina, el día a día, otros compromisos, necesidades, y de pronto ya no estamos más mostrando lo mejor de nosotros, lo que queremos ahora es que el otro cumpla con nuestras expectativas, todas, pues “yo lo elegí como mi salvador, y como lo amo, entonces obviamente va a satisfacer todo lo que necesito”. El razonamiento es tan obvio para mi como dos más dos es igual a cuatro.

Comienzan las frustraciones, los conflictos, los desencuentros y la relación no crece, cada uno está esperando algo del otro.
Queremos mucho y damos poco.
Queremos comprensión y nos olvidamos de comprender.
Tenemos la certeza de que si el otro cambia seremos felices, y estamos esperando que el otro cambie, para entonces yo quizás dar un pasito.

Las dos personas entran en el mismo juego, y eso causa distancia, abismo, incomunicación, separación, muchas veces relaciones que se enfrían, que se mantienen por conveniencia, otras veces son relaciones de mucho conflicto donde las personas están peleando para intentar convencer al otro de que tienen la razón.

La pareja es un lugar en donde aprender a relacionarse es fundamental, aprender a comunicarse con el corazón limpio, aprender a ver donde estoy yo y donde estas tú y qué hacemos juntos, para que estamos juntos, porqué al fin y al cabo elegimos una vida de a dos, juntos.

Es como aprender a mirar, no desde nuestras proyecciones y expectativas, sino desde lo que soy, y lo que es el otro, el yo y el tu individuales que juntos pueden realmente formar  -yo-tu- un nosotros que funcione, que sea constructivo.

Nosotros no fuimos educados para saber relacionarnos de una forma constructiva, no fuimos educados para relacionarnos de ninguna manera, es algo que no pasó en la educación. Es uno de los temas que Claudio Naranjo aborda con mucha énfasis últimamente: “la educación no educa”.

Entonces, de la relación de nuestros padres, nosotros como hijos pasamos a la relación de pareja, la relación amorosa, o pseudoamorosa, hasta que pueda realmente ser amorosa de verdad.

Casi naturalmente se forman familias, y vienen los hijos. Si no aprendemos realmente a relacionarnos vamos a estar repitiendo historias, pasando a nuestros hijos exactamente lo que recibimos y que, ya lo sabemos, no fue muy satisfactorio. De esta manera no podremos dar a los hijos una nueva oportunidad, estaremos simplemente dejando pasar el tiempo.

Y si miramos atentamente, las historias son muy semejantes.


Xantala

Xantala es una escuela de educación libre asociada a la Xarxa d'Educació Lliure. Ubicada en el barrio de Poblenou de Barcelona, desde hace 5 años ofrece a las familias un espacio donde crecer juntos, tanto los padres, como los hijos, en un ambiente de respeto y amor.

Déjanos tu mail y recibirás las notificaciones de las nuevas publicaciones directamente a tu correo.

Ya son

  • 63,292 personas que han visitado nuestro blog. ¡Gracias!